El taxista que aconsejó al Presidente

 Gerardo Romo Arias |CVN

¿Alguien podría pensar que las ideas del presidente electo de la pensión para adultos mayores o la construcción del segundo piso del periférico las tomó Andrés Manuel López Obrador de un taxista, luego de una hora y 15 minutos de un trayecto entre Copilco a San Lázaro?

La historia pareciera sacada de un capítulo inédito en la “real pollitique”mexicana.

Me la contó un hombre alto, de voz ronca, firme. Bigote poblado y piocha. Sereno, que parece conocer la ciudad de México como la palma de su mano y quien trabajó en la administración pública en la época dorada del PRI.

“López Obrador se subió a mi taxi en Coplilco, me acuerdo que estaba muy enojado, me decía que no lo entendían, que quería ser regente de la Ciudad de México, estaba como desesperado”, suelta comiendo churros salados. Entre las piernas sostiene una coca cola a la que de vez en cuando  da un trago.

Pasaron unos minutos y en medio del tráfico en la ciudad, Andrés Manuel por fin se  relajó un poco, entonces el psicólogo al volante y ex servidor público que dejó la administración federal para relajarse, dedicarse a su familia y no robar como le pedían soltó al tabasqueño.

-Mire, si quiere llegar lejos lo que debe hacer es ayudar a las personas más necesitadas, los viejos,  con una pensión y así tendrá a mucha gente de su lado, les generará arraigo y bienestar a muchas familias, es una forma de seguirlas arraigando-, le dijo.

El hombre al volante  le mencionó  a Obrador la necesidad de impulsar universidades y opciones de estudio para los alumnos rechazados de instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México y el Politécnico Nacional.

“En mis tiempos estaba el CUM, que era para los rechazados, de ahí salió gente muy valiosa y preparada, algo así necesitamos”, le sugirió el taxista a quien se convertiría con el paso de los años en el principal líder de oposición en el País.

Y el tabasqueño parece que lo escuchó, impulsó la pensión para adultos mayores e implementó  el Sistema de Educación Media y Superior (IEMS), ubicadas en zonas de alta marginalidad para las poblaciones juveniles desatendidas.

Además,  fundó la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), para atraer a jóvenes que terminaron la  preparatoria y  fueron rechazados por la alta demanda en la Universidad Nacional Autónoma de México y el Politécnico Nacional.

“En el PRD, en la izquierda y mucho menos en el PRI entienden lo que necesita la población”, le aseguraba Obrador a su interlocutor que lo llevaba a San Lázaro.

El taxista, también conoció a José López Portillo y convivió con quien fue uno de sus principales colaboradores  Edmundo Flores, director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y precursor de la política agroalimentaria en México a grado de haber sido nombrado embajador ante la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Saliendo de Coyoacán para tomar Calzada de Tlalpan, el hombre que parece hermano gemelo del actor Danny Trejo “Machete”, exclama orgulloso, mientras me lleva ahora a mí a la zona de hospitales al sur de la ciudad.

“¡Algunas de las cosas que le dije  a Obrador si las hizo!.

Andrés Manuel López Obrador en su libro “2018 la salida” afirma que el mejor negocio del mundo es el petróleo y el segundo mejor negocio del mundo es el petróleo mal administrado.

Pero durante el viaje con aquel taxista observador el hombre de barrio, le  dijo cual sargento a su tropa: “El que roba el petróleo de la nación es un traidor a la Patria, así lo dice la Constitución”.

Obrador asintió dibujándosele una leve sonrisa.

“También le dije que hiciera el segundo piso del Periférico para darle una mejor movilidad a la ciudad y un respiro ante tanto tráfico, uno que trabaja todo el día en el taxi  sabe de lo que habla”, asegura.

Y el segundo piso, se hizo cuando Obrador fue Jefe de Gobierno de la ciudad más grande del mundo.

Recordatorio en televisión

El retomar propuestas de la gente, en el hoy presidente electo es algo para él habitual, pues presume ser de los pocos que conoce y ha recorrido todos los municipios y comunidades del País en al menos un par de ocasiones.

Quien también trató de gobernar su natal Tabasco, recordó durante una  entrevista en el programa de Televisa “Tercer Grado”, transmitido unas semanas antes de las elecciones del pasado 1 de Julio un encuntro que tuvo hace  poco más de un año en San Quintin Baja California con un migrante que le pidió separar el poder político del económico para garantizar que el pueblo sería prioridad en su gobierno.

Obrador recordó así aquel encuentro:

-Licenciado, así como el presidente Juárez separó al estado de la   iglesia del Estado porque a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, lo que ahora se necesita es separar al poder económico del poder político para que el gobierno represente a todos los mexicanos-

Esa medida sugerida por aquel migrante al que Obrado calificó de “grande y sabio” en televisión nacional, dijo le reafirmó su convicción de que su gobierno represente en especial a los pobres y se eliminen los privilegios de la clase que se cree dueña del País y lo ha saqueado.

- Yo quiero que el gobierno represente a todos, que el gobierno no esté al servicio de una minoría rapaz ni un comité al servicio de unos cuantos-, reiteró.

Estamos a punto de llegar  a mi destino.

El auto de quien aconsejó al Presidente se detiene. Su taxímetro marca 60 pesos.

Le doy las gracias por su servicio y sobre todo por la historia que me contó.

 Nos damos la mano.

 -Soy Fernando Moreno Ruvalcaba-, se presenta.

 “Todo esto que le conté y otras cosas se las voy a entregar a López Obrador ahora que sea Presidente, a ver si se acuerda.".